Seleccionar página

#452AniversarioCaracas

Metro de Caracas:

un grito contra el desamor

Los invitamos a recorrer las entrañas de la capital venezolana. Es nuestra mirada especial para narrar la ciudad en su 452 aniversario. Porque su subterráneo está lleno de historias. En esta travesía contamos cómo el Metro pasó de ser “la gran solución para Caracas” a un compendio de caos, sudor, asfixia y abandono. Pero también es un lugar que sigue vibrando. Un sistema vivo que grita contra el desamor

Fotogalería

En el punto de cocción

La mirada de un fotógrafo que usa el Metro de Caracas todas las semanas y descubre a personajes insólitos. Aquí una muestra de lo que Lenny Ruiz ve en el rostro de una ciudad que no se detiene y se mueve al ritmo de su subterráneo.

Culpable confeso de imaginar los trenes llenos para capturar la inquietud y el desespero en el rostro de Caracas.

Crónica de sobremesa

Elena, Luisa y el descarado

Presentamos nuestras #CrónicasDeSobremesa. Historias en video sobre nuestra tragicomedia cotidiana en el Metro. Así lo veo yo, Arantxa, lo oigo y lo comparto. #EsteEsElCuento

Queremos que veas latir nuestras historias audiovisuales completas. Te invitamos a visitar y suscribirte en nuestro canal de Youtube Historias que laten

Mapa de historias

Presentamos cinco grandes temas transversales del sistema Metro a través de un viaje por las líneas que lo conforman

La espina roja

Un recorrido por la espina dorsal del Metro de Caracas, un sistema que conectó los distintos puntos de la ciudad y fue prometido como una “gran solución”. Ahora es la metáfora de una Venezuela que fue y ya no es.

Crónica personal de Leoncio Barrios

El dinero está en el Metro

El subterráneo se ha convertido en una fuente de “trabajo”. Los “riales”, “las lucas”, “los verdes” son los que mueven a buhoneros, músicos, pedigüeños y delincuentes por andenes y vagones para rebuscarse diariamente.

Microcrónica de Valeria Pedicini

Cambio de conducta

La cultura Metro de los años 80 —cuando se inauguró el sistema— ha cambiado. Nos movemos en medio del caos de las horas pico, la congestión y el retraso. La normalidad se ha convertido en invadir el espacio del otro mientras corremos y sudamos.

Microcrónicas de Arantxa López

No hay, no sirve

La infraestructura y la atención al público eran pilares de esta gran obra de transporte. Ahora presentan fallas humanas y técnicas en su servicio.

Microcrónica de Carlos Bello

En construcción

El sistema Metro está lleno de promesas inconclusas que cambiaron los paisajes urbanos y suburbanos. Quedaron en papeles, concreto y cabillas oxidadas de obras a medio terminar.

Crónica de Anaís Marichal

#HistoriasSubterraneas

Cuando se viaja en el Metro, las escenas son infinitas. Aquí compartimos nuestras #HistoriasSubterráneas, una serie dedicada a ese universo bajo tierra

La noche anda en Metro

La noche anda en Metro

Esta nueva #HistoriaSubterránea narra lo que se devela en los vagones y andenes de la capital venezolana al ocultarse el sol. Otro mundo, otros personajes, muy distintos de los que hacen vida en horas pico. Un capítulo más de nuestro especial dedicado al Metro para el #452AniversarioCaracas. Una crónica con el sello de Leoncio Barrios y fotografías de Yordi Arteaga

Cambio de conducta

Cambio de conducta

El Metro llega a La Rinconada, una gente sale y otro grupo entra. Hay pocos pasajeros, queda espacio. El tren no arranca. Transcurren varios minutos. Otras personas bajan las escaleras de la estación y corren para entrar en los vagones. El proceso se repite sucesivamente, mientras el subterráneo se mantiene detenido. Los vagones están cada vez más atestados. Algunos viajeros están en las puertas pero dentro  del tren, entre ellos una niña, un muchacho y un señor. Un hombre llega corriendo al subterráneo, pero se queda solo a un paso de las puertas porque no hay más lugar. Empuja al señor para acomodarse. Entra. El señor se voltea:

—Pero por lo menos pide permiso. Pero discúlpate vale.

Recién nacido

Recién nacido

En un vagón de Metro, en el medio de un montón de gente que suda y suspira, hay una mujer. Es baja, morena y lleva a un niño en una cangurera. El nené es pequeño, muy pequeño. Sus ojitos están cerrados. El poco cabello que apenas le ha salido está empapado por su sudor y el de su madre. Por un instante la diminuta cabeza del niño choca con la espalda de un hombre que se mueve incómodo.

Lee más de nuestras historias

 

Tejer la herencia

Tejer la herencia

En uno de los caseríos asentados entre las montañas de la isla de Margarita, las mujeres aprendieron a tejer la herencia al entrelazar por generaciones las palmas del dátil para confeccionar los sombreros de cogollo tradicionales. Nona, como la llaman sus conocidos, aprendió de su madre, quien heredó el oficio de su abuela. Ahora ella enseña a su sobrina y quiere dictar talleres para que otras aprendan.

Sembrar arraigo por el café venezolano

Sembrar arraigo por el café venezolano

Luego de pasar más de 30 años sin estar vinculado a la hacienda cafetalera fundada por su familia en el oriente de Venezuela, Carlos César Ávila decidió regresar al campo para transformar esa siembra en algo glorioso. De cultivar granos para exportar, logró crear una producción para consumo local y rescatar la relevancia de un producto en el que siempre creyeron sus ancestros: el café venezolano.

Ahora sirve café del grano a la taza en la cadena de pastelerías Franca que fundó junto a su esposa, y mantiene su propósito de demostrar que en Venezuela vale la pena quedarse para labrar la tierra.

Carmen Ortíz,  Sarta de cuentas

Carmen Ortíz, Sarta de cuentas

Carmen Ortiz es una mujer de piel oscura y afro a quien la danza le inquietó desde los 8 años de edad, cuando organizaba actos culturales con las niñas de su edificio. Invitaba a los vecinos para que presenciaran el resultado de unos rigurosos ensayos en los que se preparaba el joropo que veía de Yolan¬da Moreno en la televisión. También sabía bailar salsa desde los 5 años de edad y su hermana la llevaba a las competencias de calle que se hacían en Caricuao, donde se crió, con un vestido blanco y unos zapaticos de tacón rojo.

Apurruños para acompañar y sonreír

Apurruños para acompañar y sonreír

Para los venezolanos un apurruño es un abrazo largo, cálido, apretado. Así lo describe Natali Marcano, quien en estos últimos dos años ha impulsado una iniciativa para brindar apoyo emocional a personas vulnerables. Entre las actividades que promueve desde Kuasolidaria es “repartir amor y apurruños” a niños, adultos y “a todo aquel que lo necesite” a través de unos muñecos acolchados con un diseño original a partir de materiales reciclados.

El regreso de las orquídeas santas

El regreso de las orquídeas santas

En los últimos dos años, el Nazareno de San Pablo recorrió los cinco municipios de Caracas en el papamóvil. Aislado de sus fieles durante la pandemia por covid-19, los caraqueños lo veneraron durante el Miércoles Santo desde la distancia de sus ventanas. Esta vez, un grupo de devotos se prepara para llevarlo nuevamente en sus hombros durante una de las procesiones más multitudinarias de la capital venezolana. Estas son algunas de sus historias de fe

La huida por Moldavia

La huida por Moldavia

Desde su mirada de asombro, una venezolana en Moldavia observa cómo las personas caminan con absurda normalidad por las calles. En ese país de Europa Oriental que comparte frontera con Ucrania y Rumanía, el indicio de que hay un conflicto bélico muy cercano es el número de refugiados que llenan las calles. Gabriela Quiaro observa su nueva realidad y narra el sutil pero significativo cambio en la vida de los moldavos desde el inicio de la invasión rusa al país vecino y cómo este territorio se ha convertido en la ruta alternativa de los ucranianios que huyen de la guerra