Seleccionar página
A golpes

A golpes

Entran al vagón entre codazos, empujones y puntapiés. En seguida quedan apretujadas en medio de la gente, entre puerta y puerta, casi estampadas contra el tubo grasoso del que se agarran para no caerse con el bamboleo del tren. Una de ellas pone los ojos en blanco, la...
¡Tus historias favoritas por correo!

¡Tus historias favoritas por correo!

Suscríbete al Boletín HQL para recibir relatos que conectan y novedades de tu interés.

¡Gracias por suscribirte al Boletín HQL!