Seleccionar página

Luciana Mibelli tiene 84 años, perdió casi por completo su visión y aún así, se ha dedicado a coser tapabocas, a mano, en estos días de cuarentena. Esa ha sido su manera de lidiar con esta pandemia del Coronavirus: intercambia sus tapabocas por comida y medicinas. Como no logra enfocar, le pide a su vecina que le ensarte las agujas. Es una inmigrante italiana que vivió su plenitud en Higuerote, en la costa del estado Miranda. 

Hace años fue afectada por un glaucoma en un ojo y un infarto ocular en el otro. Pero eso no le ha impedido seguir cosiendo y gerenciar, ahora desde la distancia, una tienda de trajes de baño en Carenero. Al contrario, así distrae su soledad por la distancia social durante la encerrona. 

Con esta crónica sonora iniciamos una serie de historias para conocer cómo #LatimosEnCuarentena

Créditos

Producción, investigación, guión y locución

Ysabel Viloria.

Edición, montaje y musicalización

Carlos Bello.

Agradecimientos

Francesca Costa

¡Tus historias favoritas por correo!

¡Tus historias favoritas por correo!

Suscríbete al Boletín HQL para recibir relatos que conectan y novedades de tu interés.

¡Gracias por suscribirte al Boletín HQL!