Seleccionar página

El Rey de Skaricuao

Él baila, no presta atención, siente y se deja llevar. No es un jovencito con zapatos de skate y cosas que aparentar. Él baila, no para de bailar. Su danza solitaria sólo rinde tributo a la música y a la cerveza que se desliza fría por su garganta y cuya marca...
¡Tus historias favoritas por correo!

¡Tus historias favoritas por correo!

Suscríbete al Boletín HQL para recibir relatos que conectan y novedades de tu interés.

¡Gracias por suscribirte al Boletín HQL!