Seleccionar página

Horangel: La música del azar

—Espere un segundito. Frente a la habitación, en un extremo del pasillo oscuro —la mano pálida en el picaporte—, el hombre dice: —Espere un segundito que aviso que me cuiden a Ángela. Tubos de oxígeno, mesas rodantes, ruidos a metales sanadores: cuchillos, agujas,...
¡Tus historias favoritas por correo!

¡Tus historias favoritas por correo!

Suscríbete al Boletín HQL para recibir relatos que conectan y novedades de tu interés.

¡Gracias por suscribirte al Boletín HQL!