Seleccionar página

Pancho me decía lo mismo cada cinco minutos: «Bueno, ya está listo Juan Carlos. Basta. ¿Cuántas fotos me has tomado ya? Ya llevas como doscientas. Suficiente». Y yo no hacía más que mirar el reloj y disparar. Francisco Massiani puede volverse una persona muy difícil de tratar. Todos sus amigos lo sabemos. Pero también sabemos que es casi imposible no enamorarse de él.

Ahora, en la alegría de su Premio Nacional de Literatura, todos celebramos emocionados lo que sabíamos justo desde que lo empezamos a leer.

La siguiente es una pequeña selección de fotografías realizadas en su casa de La Florida, Caracas, que pertenecen a Pancho está aquí y allá, ¿ves?, ensayo fotográfico que presenté como tesis de grado en la Universidad Católica Andrés Bello, y son mi aporte a la celebración.

¡Que viva Pancho Massiani!

© Juan Carlos Carrano Henríquez. Todos los derechos reservados.

¡Tus historias favoritas por correo!

¡Tus historias favoritas por correo!

Suscríbete al Boletín HQL para recibir relatos que conectan y novedades de tu interés.

¡Gracias por suscribirte al Boletín HQL!