El árbol que da oxígeno a Ana

La puerta de la casa está entreabierta. Da la bienvenida con disimulo. Es un aviso de que solo los conocidos pueden entrar. Y así lo hacen. Tocan o llaman: “¡Señora Ana!” y pasan. Solo decir el nombre es suficiente